Todo trabajo sobresaliente, tanto en el arte como en la ciencia, resulta del inmenso celo aplicado a una gran idea

Santiago Ramón y Cajal (Nobel de Medicina en 1906, 1852 – 1934)


Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, Navarra, 1 de mayo de 1852-Madrid, 17 de octubre de 1934) fue un médico español, especializado en histología y anatomía patológica. Compartió con Camillo Golgi el premio Nobel de Medicina en 1906 por sus investigaciones sobre los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas, una nueva y revolucionaria teoría que empezó a ser llamada la «doctrina de la neurona», basada en que el tejido cerebral está compuesto por células individuales. Humanista, además de científico, está considerado como cabeza de la llamada Generación de Sabios.

La verdad es de tal excelencia que, cuando elogia pequeñas cosas, las ennoblece

James Joyce (Escritor irlandés, 1882-1941)


James Joyce (Dublín, 1882 – Zurich, 1941). Escritor irlandés en lengua inglesa. Junto con el francés Marcel Proust, el checo Franz Kafka y el estadounidense William Faulkner, fue uno de los principales artífices de la profunda renovación de las técnicas narrativas que, en las primeras décadas del siglo XX, conduciría a la definitiva superación del realismo decimonónico. La obra de Joyce está consagrada a Irlanda, aunque vivió poco tiempo allí, y mantuvo siempre una relación conflictiva con su compleja realidad política e histórica. Sus innovaciones narrativas, entre ellas el uso excepcional del «flujo de conciencia», así como la exquisita técnica mediante la que desintegra el lenguaje convencional y lo dobla con otro, completamente personal, simbólico e íntimo a la vez, y la dimensión irónica y profundamente humana que, sin embargo, recorre toda su obra, lo convierten en uno de los novelistas más influyentes y renovadores del siglo XX. Entre sus obras destacan «Dublineses» o «Los muertos».

Lo que es digno de hacerse, es digno de que se haga bien

Conde de Chesterfield (Felipe Stanhope, estadísta británico, 1694-1773)


Philip Dormer Stanhope, IV.º Conde de Chesterfield (22 de septiembre de 1694 – 24 de marzo de 1773) fue un estadista británico y hombre de letras, famoso por las Cartas a su hijo, recopilación de la correspondencia que mantuvo con su hijo natural.

Hasta la muerte de su padre en 1726, era conocido por ser un Whig (sobrenombre para el Partido Liberal Británico). Nació en la ciudad de Londres, en Inglaterra, y fue educado en Cambridge, desde donde posteriormente marchó al Grand Tour del continente. La muerte de Ana de Gran Bretaña y el ascenso de Jorge I le abrió las puertas de la carrera política y lo trajo de retorno a Inglaterra. Su familiar James Stanhope, ministro favorito del rey, le procuró el puesto de gentilhombre de cámara del príncipe de Gales.

¡Haz las cosas lo mejor que puedas! Más no puedes hacer, y conserva la alegría

Ludwig Wittgenstein (Filósofo y matemático austriaco, 1899-1951)

Ludwig Josef Johann Wittgenstein (Viena, 26 de abril de 1889-Cambridge, 29 de abril de 1951) fue un filósofo, matemático, lingüista y lógico austríaco, posteriormente nacionalizado británico. Publicó el Tractatus logico-philosophicus, que influyó en gran medida a los positivistas lógicos del Círculo de Viena, movimiento del que nunca se consideró miembro. Tiempo después, el Tractatus fue severamente criticado por el propio Wittgenstein en Los cuadernos azul y marrón y en sus Investigaciones filosóficas, ambas obras póstumas. Fue discípulo de Bertrand Russell en el Trinity College de la Universidad de Cambridge, donde más tarde también él llegó a ser profesor.

Los únicos que alguna vez concretaron lo espléndido fueron quienes vieron en si mismos algo superior a las circunstancias.

Bruce Barton (Político y escritor estadounidense, 1886-1967)


Bruce Fairchild Barton (5 de agosto de 1886-5 de julio de 1967) fue un autor estadounidense, ejecutivo publicitario y político republicano. Representó a Manhattan en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de 1937 a 1941. En 1940, se postuló para las elecciones al Senado de los Estados Unidos, pero fue derrotado por el actual senador James M. Mead. Durante la campaña de 1940, Barton se convirtió en un objetivo de alto perfil del presidente Franklin D. Roosevelt, quien se postulaba para la reelección para un tercer mandato e identificó su oposición con el epíteto «¡Martin, Barton y Fish!