Preocúpate un poco cada día y en la vida habrás perdido un par de años. Si algo está mal, arréglalo si puedes. Pero entrénate para no preocuparte. La preocupación nunca arregla nada.

Mary Hemingway (esposa de Ernest Hemingway, 1908-1986)