Si yo tuviera una hora para resolver un problema y mi vida dependiera de la solución, yo gastaría los primeros 55 minutos para determinar la pregunta apropiada. Una vez, supiera la pregunta correcta, podría resolver el problema en menos de cinco minutos

Albert Einstein (Premio Nobel de Física en 1921, 1879-1955)