Amistad nunca mudable, por el tiempo o la distancia, no sujeta a la inconstancia del capricho o del azar, sino afecto siempre lleno, de tiernísimo cariño, tan puro como el de un niño, tan inmenso como el mar.

José Zorrilla (Poeta y dramaturgo español, 1817-1893)