Cien veces al día me recuerdo a mí mismo que mi vida interior y exterior se alimentan de los esfuerzos de otros hombres, vivos y muertos, y que debo afanarme por dar en la misma medida en que he recibido

Albert Einstein (Premio Nobel de Física en 1921, 1879-1955)