Que ni el placer, ni el dolor; ni la riqueza, ni la pobreza; ni la enfermedad, te impidan ser bueno, ser justo: todo en este mundo lo podemos perder, incluso la vida; lo único que nadie nos puede arrebatar es nuestra decisión de ser buenos. Somos espíritu, vivamos como tales.

Marco Aurelio (Co-emperador romano y filósofo, 121-180 d.C.)