Un buen compañerismo consiste muchas veces en callar, en respetar el laconismo del otro, en comprender que es eso lo que el otro necesita en esa precisa y oscura jornada, y entonces arroparlo con nuestro silencio, o dejar que él nos arrope con el suyo.

Mario Benedetti (Escritor y poeta uruguayo, 1920-2009)